ALCA-CAPELL la era del plástico

Las primeras figuras de plástico que se hicieron en España se fabricaron en Madrid con máquinas de inyección de pistón y moldes procedentes de los E.E.U.U. y con material recuperado. Estas figuras eran de varios colores mezclados, y no eran del agrado del público puesto que no estaban pintadas. El año 1946 José Capell Feliu, a la temprana edad de dieciséis años, adquirió toda la producción de dichas figuras y aprovechando la infraestructura y la experiencia del negocio familiar, se dedicó a pintarlas y comercializarlas. Las figuras eran aproximadamente de 60 milímetros, de plástico duro, se pintaron como Policía del Canadá y soldados de batalla caqui y se presentaban cosidas a un cartón en caja con diferentes formaciones.  Así inició la fabricación de figuras y juguetes en plástico, con el nombre comercial J. Capell Feliu hasta el registro de su marca ALCA-CAPELL.

Policia del Canadá y soldados de batalla caqui 6o mm.

Después de esta primera experiencia con el plástico, se adquirieron algunas de las primeras máquinas fabricadas en España de inyección de plásticos con husillo, que permitía mezclar los colorantes con el plástico y que éste saliera todo del mismo color.  Se transformaron, adaptaron y aprovecharon algunos moldes de figuras que se hacían desde muy antiguo en plomo, básicamente figuras montadas a caballo no desmontable, caballo parado con corneta y caballo al paso con fusil, pintados como “Policía montada del Canadá”, “Caballería caqui” y “Caballería azules”,  aproximadamente de 60 milímetros de altura, en plástico rígido. 

Policia del Canadá, con moldes para figuras de plomo adaptados al plástico

Molde de plomo adaptado para inyectar en plástico

Otros moldes aprovechados fueron un caballo encabritado de aproximadamente 55 milímetros de altura y otro al paso que se realizaron ya con plástico flexible.

Catálogo La Guerra 1914 , caballo encabritado
Molde para plomo del caballo encabritado adaptado a la inyección en plástico
Caballo encabritado en plomo y jinete caqui, izquierda, derecha caballo en plástico con vaquero

El plástico aportaba poco peso, facilidad de transporte y mayor resistencia a las roturas que el plomo, además de la rapidez de un proceso de fabricación industrial frente al proceso artesanal del plomo.

Posteriormente se fueron creando gran cantidad de nuevas figuras, tanto a pie como a caballo, en distintos tamaños. De la serie de indios y americanos en tamaño aproximado de 54 milímetros, adquirieron un gran éxito los indios remando en una canoa también de plástico, la india sentada con el fuego y con el asador, el palo del tormento con prisionero yanqui y otras figuras con una amplia gama de posiciones, estirados en el suelo, piernas flexionadas, todos ellos en plástico flexible.

Algunas de las figuras de vaqueros

Se fabricaron nuevos moldes para caballos en varias medidas y posiciones, caballos grandes corriendo, medianos al paso y sus respectivos jinetes,  caballos pequeños al paso de aproximadamente 40 milímetros, de altura, con sus jinetes indios y americanos correspondientes, que se presentaban también en cajas, pero sin coser, y en bolsas de celofán.

Como complemento a las figuras en plástico: formaciones militares, batallas entre indios y vaqueros, se realizaron algunos, castillos y fuertes con diferentes casas: la del Sheriff, el Saloon, etc.. en corcho, madera y cartón.   También se fabricaron en madera varias piezas: camiones,  tanques y cañones entre otras muchas.

El símbolo de la marca ALCA-CAPELL es una especie de pingüino del hemisferio norte: el “Alca” actualmente extinguido, que lleva un fusil al hombro y un sombrero que hacer referencia al apellido Capell, palabra que significa en lengua catalana sombrero.

Además de las figuras descritas de soldados, indios, americanos y caballos, se fabricaron también en plástico aviones interplanetarios, tanques, camiones pequeños y autos de turismo, estos últimos pintados en algunas ocasiones como taxi de Barcelona, en amarillo y negro. Otros juguetes en plástico fueron dominós, balanzas con sus pesos, ciclistas, una pistola silbato, un pequeño rompecabezas con piezas rectangulares movibles, etc.

Otros juguetes se realizaron por encargo, como las cajas de música en forma de casita, radios, pianos, juguetes torneados en madera: saltadores, peonzas con divertidas formas, alfileteros, etc.,

Su actividad como fabricante de juguetes se prolongó hasta el año 1955, si bien siguió produciendo artículos plásticos con la misma marca, ALCA-CAPELL. En la actualidad la fábrica radica en Rubí con el nombre de ALCAPELL.

En el momento que José Capell Feliu abandona la producción de juguetes en plástico se hace cargo de sus productos su padre, José Capell Coixet, hasta el momento de su jubilación, el 1963, con el nombre de CAPELL, nombre que apreciamos en las etiquetas de algunas de las cajas y en los últimos impresos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s